¿Cada vez te cuesta más salir de la cama a medida que nos acercamos a fin de año? ¿Te sientes con poca energía? No te preocupes, acá te damos 6 tips muy simples para que tengas más energía y ánimo desde la primera hora del día.

Para tener éxito en nuestras difíciles rutinas diarias, la mayoría de nosotros acude al café y deja de lado otros hábitos más saludables que ese. Acá te dejamos algunos tips para que veas que con pequeñas conductas, tu energía puede incrementarse día a día.

Sal a correr:  Este ejercicio te ayuda a tener huesos más sanos y ayuda a que tu corazón lata menos cuando estás en reposo. Dicen que correr es un increíble catalizador de estrés y angustias.Después de correr, te sentirás relajado y liberarás las tensiones diarias del trabajo y los problemas.

Escucha música mientras entrenas:  ¿Sabías que hay muchas pruebas que demuestran que escuchar música alegre nos ayuda a incrementar la energía, alivia tensiones y disminuye la fatiga? Si a eso le sumas un buen entrenamiento, seguro tendrás mejores resultados.

Toma agua: Junto al oxígeno, el agua es una de las sustancia mas importantes para la vida humana, y representa entre el 50%/60% del peso corporal. Además, es principal componente de la sangre y ayuda a transportar nutrientes energéticos a los músculos y se lleva productos de deshecho como el dióxido de carbono. La falta de hidratación provoca fatiga y falta de ánimo, y tú buscas todo lo contrario: ¡A tomar agua!

Cuida tus niveles de hierro:  El hierro es un elemento vital para la producción de hemoglobina, la proteína en los glóbulos rojos que transporta el oxígeno que respiras y el dióxido de carbono que tus pulmones eliminan. El principal síntoma de la deficiencia de hierro es la fatiga, te sentirás cansado y con poca fuerza. Puedes consumirlo en tu dieta con alimentos como hortalizas de hoja verde, nueces, carnes rojas, camarones y lentejas.

Duerme más y mejor: En un Estudio (Schmid et al) se analizaron los efectos en la actividad física de una reducción en las horas de sueño en 15 hombres. Los participantes fueron monitoreados durante dos noches donde durmieron poco mas de 8 horas y otras dos noches donde durmieron poco más de 4 horas. Los investigadores detectaron que la disminución en la cantidad de horas, disminuyó significativamente la actividad física durante el día (un 13%). Básicamente dormir poco te hace sentir con mucha menos energía.

Siéntate menos:  Además de diversos problemas para tu salud, pasar mucho tiempo sentado arruina nuestros niveles de energía. Intenta levantarte al menos un minuto y dar algunos pasos cada hora.