El consumo frecuente de pescado azul se caracteriza por su gran aporte de ácidos grasos Omega-3, que ayudan a depurar el colesterol malo (LDL) y reducen el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, entre otros muchos beneficios.

El pescado azul es una variedad de pez que destaca por su alta concentración de proteínas y ácidos grasos omega 3, nutrientes que ayudan a mejorar la salud en muchos aspectos. Sumado a esto, hay que destacar que su contenido de calorías es inferior en comparación con otros tipos de carnes y, además, cuenta con vitaminas y minerales que ayudan a cumplir con los requerimientos del organismo.

Beneficios:

  • Cuida la salud del corazón:  Consumir por lo menos dos porciones de pescado azul a la semana puede reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Esto se le atribuye gracias a su aporte de ácidos grasos Omega-3.
  • Mejora la salud cerebral: Su poder antiinflamatorio, gracias al Omega-3 que contiene, favorece el proceso de limpieza cerebral y disminuye el riesgo de deterioro cognitivo o pérdida de la memoria.

    A su vez, su ingesta promueve la producción de las hormonas del bienestar, las cuales regulan las emociones y el sistema nervioso.

  • Cuida la salud ocular: Tanto el pescado azul como otras fuentes de Omega-3, como las semillas y frutos secos, tienen la capacidad de proteger los ojos contra afecciones crónicas como la degeneración macular.
  • Mejora el estado anímico: Este alimento brinda antioxidantes y aminoácidos esenciales que, tras ser absorbidos, disminuyen la producción de cortisol, hormona que influye en el malestar emocional. A su vez, sus ácidos grasos Omega-3 elevan la producción de endorfinas y serotonina, neurotransmisores responsables del bienestar.
  • Fortalece los músculos: Sus proteínas de alta calidad se asimilan con facilidad en el organismo y, en unión con sus grasas saludables, favorecen la formación de músculo magro.
  • Aumenta las defensas: Sus vitaminas y minerales ayudan a mejorar la activación de mecanismos de defensa y, a su vez, favorecen la identificación de agentes patógenos.