Los ácidos grasos Omega-3 son responsables de muchos beneficios para nuestra salud, ya que protegen nuestro organismo a nivel cardiovascular, del sistema nervioso y también a nivel muscular. Los deportistas pueden mejorar su performance y rendimiento gracias a, por ejemplo, sus propiedades antiinflamatorias.

La actividad física y el deporte favorecen en gran medida nuestra salud, pero al mismo tiempo, el esfuerzo intenso que le dedicamos requiere de ayudas externas para proteger nuestro cuerpo de los procesos oxidativos e inflamatorios que se generan ante una exigente actividad.

En este ámbito, los ácidos grasos Omega-3 pueden ser de gran utilidad, ya que además de mejorar la circulación sanguínea, ejercen una acción antiinflamatoria y refuerzan el sistema inmune de los deportistas, protegiendo así su salud, corazón y reduciendo el riesgo de lesiones.

Su poderoso efecto antiinflamatorio y su capacidad para reforzar el sistema inmunológico, se ha asociado a una mejor recuperación que favorece la correcta oxigenación de los músculos y por ello, incrementa el rendimiento, reduce la fatiga ante el ejercicio y disminuye los tiempos de recuperación muscular post entrenamiento.

Para un adecuado desempeño deportivo, se sugiere la ingesta habitual de pescado azules en los deportistas, ya que este alimento además de proteínas de alto valor biológico, es una buena fuente de Omega-3. Otros de los alimentos que contienen ácidos grasos omega 3 son, además de los pescados azules como el atún, el salmón, la sardina y otros, los frutos secos principalmente las nueces, la palta y algunos otros alimentos enriquecidos con este tipo de ácido graso cardiosaludable.

En caso de que quieras asegurar la dosis diaria recomendada de Omega-3 para gozar de estos beneficios, pero no quieres limitarte a solo estos alimentos o por diversos motivos no puedes cumplir con las porciones diarias de Omega-3 recomendadas, la suplementación de un Omega-3 de buena calidad es la mejor opción.