Además de ser un exquisito deleite para nuestro paladar, consumir salmón es muy beneficioso para nuestra salud cardiovascular gracias a su alto contenido de Omega-3, por lo que no deberíamos despreciar sus bondades. Acá te contamos más de sus beneficios, y te damos una receta que te dejará en las nubes.

Comer salmón con frecuencia –2 a 3 veces a la semana– es una de las mejores opciones cuando se trata de llevar una vida saludable sin dejar de comer delicioso. No por nada su consumo es la base de la famosa Dieta Mediterráneo. El salmón, dentro de varias bondades, es bajo en grasas saturadas y contiene ácidos grasos Omega 3, por lo que ayuda a la salud del corazón. Acá ampliamos más tu conocimiento sobre sus propiedades, los beneficios de consumir salmón y una singular forma de cómo prepararlo.

Propiedades:

  • El salmón cuenta con grandes cantidades de ácidos grasos Omega-3 que ayudan a disminuir los niveles del colesterol. Por cada 100 gramos de salmón obtienes 11 gramos de grasas saludables.
  • Es fuente de proteínas y minerales como el magnesio, yodo, selenio, fósforo, hierro y calcio, así como de vitaminas, que contribuyen a mantener en buen estado el funcionamiento de la glándula tiroides y el intestino.
  • Por su gran cantidad de vitamina D, el salmón ayuda en la formación de la estructura ósea y fortalece los huesos.
  • Por su alto índice de vitamina A, combate infecciones y contribuye a la reparación de los tejidos musculares.
  • Aporta salud al cerebro y mejora la memoria.
  • Contribuye a la absorción de vitaminas C y E que ayudan a la regeneración de la piel, músculos y cabello.

Receta: Salmón al horno con limón

Ingredientes:

  • 1 cucharada de aceite de oliva (16 g)
  • Hierbas provenzales
  • 1 filete de salmón
  • 1 limón
  • Sal (opcional)

Preparación:

  • Precalienta el horno a 200 °C.
  • En una bandeja para horno, vierte el aceite de oliva y las hierbas provenzales
  • Limpia el salmón para asegurarte de que no tenga ninguna espina y colócalo en la bandeja.
  • Corta el limón en rodajas un poco gruesas para que desprendan más sabor cuando esté en el horno y repártelo encima del salmón.
  • Lleva la bandeja al horno y deja por 10 a 20 minutos. No excedas este tiempo para que tu salmón no quede demasiado seco. Incluso puedes ir controlando el punto de cocción pinchándolo con un tenedor.
  • Pasado el tiempo indicado, lo sacaremos del horno y estará listo para servir. Se puede acompañar con arroz integral o papas asadas y una buena ensalada verde.