Caminar, hacer ejercicio y moverse es clave en una sociedad en la que predominan los malos hábitos en la alimentación y sedentarismo. Hacer una caminata rápida de 30 minutos diarios basta para reducir nuestros niveles de estrés y ansiedad, además de mejorar tu estado físico. Acá te explicamos qué beneficios para la salud puedes obtener de la práctica de este ejercicio tan sencillo y fácil.

Caminar es un ejercicio que si lo realizamos solos puede ayudarnos a relajarnos mucho, aunque no lo creas. Incluso puede convertirse en un tipo de meditación activa y despejar tu mente. Para notar sus beneficios, debes practicarlo de tres a cuatro veces por semana como mínimo, entre media hora y 45 minutos.

Estar bajo luces artificiales y frente a la pantalla del computador tantas horas puede causar ansiedad. Al salir al exterior, cambiamos de ambiente y descansamos la mente, algo muy beneficioso para nuestro sistema nervioso. Además,  a la hora de conciliar el sueño, la caminata ayudará a estar más relajados, y tendremos un sueño más tranquilo, reparador y de mejor calidad.

Beneficios:

  • Ayuda a eliminar quilos de más y mantener el peso.
  • Es muy bueno para el aparato circulatorio.
  • Regula la presión arterial.
  • Controla los niveles de azúcar en sangre.
  • Fortalece el corazón, mejora su musculatura.
  • Reduce el estrés y la ansiedad.
  • Ayuda a dormir mejor.