La hidratación es fundamental a lo largo de nuestra vida y durante todo el año, sin embargo, cuando el calor nos golpea hay que tener mayor cuidado en cuanto a eso. En ese contexto, si no eres de los que anda para todos lados con una botella de agua, las frutas son una excelente opción.

Es cierto que gran parte de la composición de la fruta es agua, además del resto de nutrientes esenciales que nos aportan y que tan valiosos son para la salud. Pero existen algunas frutas, y sobre todo en esta época del año, que son ricas en líquidos muy valiosos para el organismo y que pueden aportarte el nivel de hidratación que tu cuerpo requiere.

Melón: Nos aportará altas cantidades de líquidos necesarios para una correcta hidratación, pero además de esto debemos tener en cuenta su bajo valor calórico y su alto contenido en calcio, magnesio y vitamina C. Todos estos nutrientes serán de gran ayuda a la hora de recuperar las sales minerales perdidas en verano a través del sudor.

Sandía: Al igual que el melón, contiene altas dosis de líquidos que nos ayudarán a mantener hidratado el organismo. Y a esto debemos sumarle su alta cantidad de potasio, magnesio y vitamina A.

Durazno: Al igual que las dos frutas anteriores, es una buena opción para conseguir una buena salud. A esto debemos sumarle su aporte de vitamina C y vitamina A, necesarias para la protección y mantenimiento celular.

Cerezas: Las cerezas además son ideales para el mantenimiento de la piel y sobre todo para conseguir una perfecta vitalidad, ya que contienen altas cantidades de hierro, fósforo y calcio, además de ser una buena fuente de vitamina A, necesaria para un perfecto mantenimiento de la piel, así como de la vitamina .