Tener un momento para descansar es más fácil de lo que imaginas. Basta con transformar un espacio de tu casa en un lugar lleno de calma y paz, hacerse el tiempo y tener las ganas para querer relajarse y desconectarse.

Lo principal es que te hagas el tiempo para darte un relajo profundo, vale decir, un momento en que ni la familia ni el trabajo ni nada te puedan interrumpir. Lo ideal es tener 20 minutos de calma total. Puedes convertir cualquier rincón de tu casa en un spa, es muy simple y acá te damos algunos tips:

1. Apaga la tele y el celular: Elimina todos los estímulos externos que puedan desviar tu atención. Para que la experiencia realmente resulte, el silencio es un gran aliado. Puedes poner música suave o simplemente disfrutar el silencio.

2. El baño es un buen inicio: El puro sonido del agua de la llave es bien relajante. Lo ideal es además ambientar el lugar con velas aromáticas o quemadores con aceites esenciales como lavanda, que ayuda a disipar la tensión y relaja mucho.

3. El ambiente ideal: La temperatura de la tina no debe ser ni muy fría ni muy caliente, debe estar en su punto medio. Si bien es cierto que el frío ayuda a estimular la circulación sanguínea, el objetivo es estar relajadas y a nadie le gusta tiritar en la tina. Una vez dentro del agua, puedes aplicar una mascarilla facial nutritiva y dejar reposar mientras te relajas.

4. El tiempo es clave: No estés más de 20 minutos dándote un baño. Y antes de seguir con la rutina de belleza colócate una bata de toalla y durante 15 minutos come una una colación de pura vitamina, como jugo de naranja, kiwi o limonada que además son las mejores alternativas antioxidantes.

5. Hazte un automasaje: Los masajes son altamente recomendados para distender las tensiones que se concentran en cuello, espalda, brazos, cintura y pantorrillas. Un buen aliado de los masajes es el aceite puro de almendras dulces, que se encuentra en muchos productos cosméticos.

6. Anda descalza por la casa: Ese es uno de los mayores placeres que existen. Si lo haces es importante que de vez en cuando elimines las células muertas del talón y la planta del pie. Para eso, pon ambos pies en un recipiente con agua caliente y si quieres agrega un extracto de rosas para crear un efecto relajante integral, ya que por efecto del vapor las partículas aromáticas suben e invaden el ambiente. Luego, exfolia suavemente y enjuaga con agua tibia.