El colesterol elevado es un trastorno que puedes prevenir. Si llevas una  alimentación saludable y equilibrada, gozas de una vida activa y  te mantienes alejado del estrés, vas por buen camino. Sin embargo, si pese a eso tus niveles de colesterol están altos, es mejor que revises si puedes mejorar tus hábitos alimentarios comenzando por tu desayuno.

Para comenzar, saltarse el desayuno es un muy mal hábito, ya que hablamos de la comida más importante del día. Este debe ser equilibrado y nutritivo, tiene que aportar energía, pero sin ser fuente de calorías vacías ni de colesterol.

Para hacerte un buen desayuno, debes considerar que lleve fruta, cereales y una porción saludable de proteínas. En cuanto a las infusiones, puedes elegir  té rojo, que tiene efectos benéficos sobre el colesterol, aunque un té normal o un café con leche descremada de vez en cuando es malo. Sumado a eso, un puñado de frutos secos puede ser una dosis de energía y proteína, y un buen aliado para bajar el colesterol.

Acá te damos algunas ideas para desayunar sin que suba tu colesterol o, incluso, que puedan ayudar a reducir sus niveles en la sangre. Se incluyen ciertos alimentos como frutas cítricas, nueces y cereales que aportan sustancias nutritivas y que ayudan a “barrer” el colesterol. Para bajar el aporte de grasas, será importante optar por lácteos descremados o vegetales.

Desayuno 1:

  • Un yogur descremado
  • Una tostada integral
  • Jugo de naranja natural
  • Cinco nueces

Desayuno 2:

  • Café con leche descremada
  • Avena (40 gramos) con yogur descremado
  • Jugo de naranja natural

Desayuno 3:

  • Té rojo
  • Jugo de naranja natural
  • Pan integral, una rodaja, con jamón de pechuga de pavo.