Diversos estudios muestran que el consumo de Omega 3 es clave para disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Diversos estudios muestran que el consumo de Omega 3 es clave para disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Mira lo que nos recomienda la Doctora Ximena Soto, Magister en Nutrición, a la hora de elegir un buen Omega 3.

“Los Omega 3 son ácidos grasos esenciales, por lo tanto no los podemos producir y debemos ingerirlos a través de la dieta, lo que implicaría comer pescado todos los días. La realidad en nuestra población es que no llegamos ni al 30% de los requerimientos diarios y es por eso que se hace necesario un suplemento de Omega 3 de alta pureza y concentración.

La pureza se refiere a que viene libre de contaminantes y metales pesados, y la concentración, a que tiene mayor cantidad de EPA y DHA que son los ácidos grasos metabólicamente activos que tienen los beneficios para nuestro organismo:

El DHA juega un rol fundamental a nivel de desarrollo cerebral; mejorando la capacidad de concentración, aprendizaje y memoria. El DHA beneficia tanto a los niños en etapa de aprendizaje como al feto en gestación, por lo que es importante el aporte a la madre durante el embarazo.

El EPA cumple un rol a nivel metabólico y cardiovascular disminuyendo el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Un suplemento de Omega 3 con bajos niveles de EPA y DHA no sirve.

Para garantizar que estamos consumiendo Un Omega 3 de calidad y seguro, con la concentración y pureza adecuadas para alcanzar los beneficios buscados, se requiere revisar que la fabricación cumpla ciertas normas, las cuales deben estar certificadas por la International Fish Oil Standards (IFOS)”, señala la profesional.

Dra. Ximena Soto, Magister en Nutrición, nutrióloga Hospital de Puerto Montt.

2017-11-21T18:16:03+00:00 21 noviembre 2017|Salud|