Es una de las especias que se ha tomado todas las cocinas del mundo. Hablamos del jengibre que, proveniente de Asia, entrega un sabor distintos a diversas preparaciones gracias a su aroma a limón y su toque picante.

Además de su sabor y aroma, esta raíz también goza de variados beneficios medicinales. No en vano se ha usado durante siglos en China para tratar resfriados y molestias estomacales.

Algunos de los beneficios del jengibre más conocidos para la salud y que están científicamente comprobados son:

  • Es antiinflamatorio: Gracias a que contiene sustancias como el gingeroles, ayuda a combatir la inflamación, favoreciendo de esta forma a diversas condiciones de salud de tipo crónico.
  • Es antienvejecimiento: Tiene altos poderes antioxidantes debido a que eleva los niveles de glutatión antioxidante del cuerpo, lo que ayuda a controlar la oxidación de las células.
  • Reduce el dolor durante el ejercicio: El consumo de jengibre antes de realizar ejercicios como el ciclismo, ayuda a reducir el dolor de cuádriceps gracias a sus efectos antiinflamatorios.
  • Ayuda a perder peso: Reduce la sensación de hambre, lo que significa una gran ayuda cuando se quiere controlar el peso corporal.
  • Ayuda a prevenir el Alzheimer:  Desde hace siglos atrás, el jengibre ha sido utilizado en tratamientos de enfermedades que se relacionan con la edad, incluyendo el envejecimiento a nivel cerebral.
  • Alivia los síntomas de osteoartritis: Un estudio ha descubierto que el uso de una compresa de jengibre preparada manualmente podría reducir el dolor en personas con osteoartritis crónica.

¿Cómo incluir el jengibre en tu alimentación?

Está disponible en varios lugares, incluso en supermercados y farmacias naturistas. Para consumirlo solo debes retirar la piel y cortar una sección de la raíz amarilla. Lo picas o rallas y listo. Otra opción es por medio de una infusión, debes añadir esta especia finamente picada en agua hirviendo y dejar reposar por 2 minutos, luego colas y sirves.