Si te pones a pensar, en la oficina fácilmente pasas 7 horas sentado, luego llegas a tu casa y pasas otras 3 horas (al menos) sentado viento TV o en el computador. Es decir, la mitad del día sentado. Existen investigaciones que asocian el sedentarismo a varias afecciones a la salud, partiendo por la obesidad, y que son muy simples de prevenir: moviéndote.

Para prevenir la obesidad basta con reducir 100 calorías diarias en el 90% de la población adulta, según afirman los expertos. Acá te damos algunas recomendaciones para que le hagas frente al sedentarismo y no pagues el precio de una toda vida de mucha TV, pero poco ejercicio.

  • Nadie dice que no estés en el computador o no veas tu serie favorita, pero hazlo en movimiento. Pedalea en una bici estática o en una elíptica mientras lo haces. Esto se llama “matar dos pájaros de un tiro”.
  • Utiliza una pelota antiestrés para ejercitar tus dedos y quitar tensión en tus manos.
  • Si estás todo el día sentado anda cambiando de postura cada 20 minutos para facilitar el sistema circulatorio de tu cuerpo.
  • En las últimas horas de trabajo trata de estar más de pie que sentado.
  • Si usas transporte público bájate una parada antes de tu destino y camina hacia tu casa. Esos 15 minutos o menos te van a hacer de muchísima ayuda.
  • Cuando lo recuerdes contrae el abdomen durante unos segundos y sentirás cómo tu postura se corrige.
  • Cuando estés sentado levanta las rodillas.
  • No te lleves trabajo de tu oficina a casa. ajo y de un lado a otro.
  • Cada una hora mueve tu cabeza de arriba abajo y de un lado a otro.

Te invitamos a poner en práctica estos simples hábitos para comenzar a darle movimiento a tu cuerpo, y así terminar con los altos índices de obesidad, motivarte a una vida sana y una vejez más saludable.