Si hoy amaneciste de mal humor, después de leer lo que te contaremos querrás tener un cambio de actitud. Cuando dicen que la edad es un estado del espíritu, más que un número es totalmente cierto. Esto queda claro sobre todo cuando ves a alguien de tu misma edad pero físicamente esa persona se ve o más joven o mayor, la verdad es que la edad no llega a todos por igual y eso se debe a diversos motivos.

 

Es realmente asombroso cómo el ama se expresa a través del cuerpo. Suena lógico, no por nada mientras más cuidamos nuestra alimentación y nos sentimos mentalmente estables, se nota en nuestra apariencia: los ojos se ven más despiertos, la piel más radiante y la postura más erguida.

La edad es un tema de actitud, pero también hay otros factores que influyen como el estado de ánimo y algunos hábitos dentro del proceso de envejecimiento. Todo lo que haces o no haces repercute en tu organismo, acá te dejamos una lista para que vayas checando ¡Toma nota!

Vicios

Los vicios no solo son el alcohol y el cigarro, sino todo aquello que se hace en exceso y de lo que dependas para ser feliz. Incluso tanto ir al gimnasio. Todo lo que te haga dependiente, te resta habilidades y capacidades muy valiosas.

 

 

Sedentarismo

Si llegas tarde al trabajo, duermes todo el fin de semana y ves pasar la vida desde la comodidad de tu sofá, entonces tu cuerpo está estancado y necesita movimiento. La vida es hoy, la vida es juventud ¡Sal a vivirla!

Exceso de maquillaje

Sí, es maravilloso estar siempre perfecta y ocultar las imperfecciones detrás de maquillaje. Sin embargo, no abuses ya que tu piel irá resintiendo todo lo que la retocas y aprende a quererte naturalmente.

 

 

Mal humor

Andar de malas todo el día y el pesimismo día a día, hacen que tu organismo no funcione del todo bien. Lo que pasa es que tu mente se conecta con tu cuerpo y su apariencia física. Cuando tu mente está perturbada, todo tu cuerpo lo sentirá de esa forma. Aprende a llevar una vida más sana, liviana y comienza a ver lo bueno y lindo en lo que te rodea. Aleja los pensamientos negativos.

No dormir

Si sigues pensando que eres súper persona y que puedes rendir durmiendo muy poco, estás muy equivocado. Ya no tienes la energía de los 20 años y no abuses de tu cuerpo. Mientras duermes muchos procesos se llevan a cabo y necesitan tiempo, al menos 8 horas todos los días.