Hay que tener en cuenta que el amor por los libros debe ser un legado, un hábito que tú le traspases a tus hijos. Es por eso que nuestro ejemplo es fundamental a la hora de inculcar en ellos el amor por la lectura.

El amor por los libros es un hábito que se cultiva desde pequeños, e incentivarles el amor por los libros depende en gran parte de ti. Por eso acá te dejamos algunos consejos para que el amor por los libros despierte en ellos incluso antes de que aprendan a hablar.

La lectura cuenta con múltiples beneficios como estimular la imaginación, la creatividad y permite ganar vocabulario, a la vez que ayuda a mejorar la ortografía.  Si bien conseguir que los niños se sientan impulsados a tomar un libro es difícil, no es imposible. A continuación algunos consejos para lograrlo.

Tips:

Da el ejemplo:  No puedes pretender incentivar el amor por los libros a tus hijos si ni tú tienes ese hábito.  Recuerda que los niños imitan todo lo que hacen los adultos. No es difícil, puedes empezar por leerles un cuento antes de dormir y eso acercará tanto a ti como a los niños a los libros, y lo verán como algo divertido.

Deja que los niños elijan los libros: ¿Por qué no preguntarles a ellos qué es lo que quieren? ¿Qué libro les gustaría leer esta vez? Y si la elección de los niños no nos convence, podemos hacer un trato. Un libro lo escogemos nosotros, el próximo el niño, y así sucesivamente. De esta forma, los niños se encontrarán más motivados. Recuerda que la lectura debe ser visto como algo positivo, no una obligación.

Crea un hábito:  Como ya mencionamos, puedes leer con los niños antes de dormir, después de comer o en otro momento del día. Lo importante es que esto se haga a diario y forme parte de la rutina de ellos. De esta manera, lograrás naturalizar el amor por los libros de una manera efectiva y rápida.