Si sientes que con solo ver un paisaje soñado tu cuerpo se relaja y te pones feliz, la respuesta está en la naturaleza. Según un estudio del Instituto para la Política Europea del Medio Ambiente, las personas que viven más cerca de áreas verdes tienen un mejor estado de salud físico y mental. Este mismo informe analizó las relaciones que existen entre bienestar y naturaleza y el resultado fue increíble.

 

Uno de los descubrimientos que se destacan en el reporte, es que en sitios con más árboles, los médicos recetan menos antidepresivos. Además, en países como Dinamarca los que viven a menos de 300 metros de áreas verdes, como plazas o parques, tienen menos posibilidades de padecer obesidad, ya que su mejor ánimo los hace ser más activos y hacer deporte con más frecuencia.

Sumado a esto, encontraron que las personas que tienen menos angustia es porque viven en áreas urbanas cercanas a espacios verdes. Otro dato interesante es que las mujeres embarazadas que viven a menos de 300 metros de los espacios verdes tienen presión arterial más estable en comparación con las que viven más lejos. Todo esto hace concluir que la naturaleza aumenta las emociones positivas y trae grandes beneficios para la salud.

Pero no todo es alegría, una de las hipótesis más preocupantes de este estudio fue que solo pasamos el 5% de nuestro tiempo en contacto con la naturaleza, y además la OMS sugiere un 9,2 m2 de áreas verdes por habitantes en una ciudad, y muy pocos países lo cumplen. Todo esto debiese ser tomado en cuenta ya que ayuda a promover las interacciones sociales, es terapéutico, mejora la salud y nos hace más felices, según demuestra este estudio.