El zapallo italiano, calabacín o zucchini está compuesto por un 95% de agua y apenas tiene ningún tipo de aporte calórico. Sumado a eso, contiene una cantidad récord de minerales y oligoelementos, y el fósforo, el potasio, el magnesio y el calcio están presentes en él.

El calabacín o zapallo italiano es originario de América y cuando los españoles y los portugueses llegaron al Nuevo Mundo, llevaron esta hortaliza a Europa. Desde entonces, se ha hecho muy popular debido a su versatilidad en la cocina y a sus múltiples beneficios.

Nuestro cuerpo necesita hidratación, poco colesterol, antioxidantes y otras sustancias y nutrientes esenciales para vivir con tranquilidad, y el zapallo italiano tiene todo eso y más.

Beneficios:

  • Controla el colesterol: Su consumo ayuda a bajar el nivel de colesterol en nuestro sistema, pues muchos estudios han puesto sobre la mesa que la fibra dietética que contiene  colabora para reducir los niveles de colesterol.
  • Mejora la salud ocular: Es clave en el fortalecimiento de nuestros ojos (gracias a la luteína y la zeaxantina). Según muchos informes, estos fitonutrientes tienen un impacto significativamente positivo en la vista.
  • Ayuda a perder peso: Esto debido a su sana combinación de alto contenido en fibra y agua y un bajo aporte de calorías. Todo ello lo convierten en un alimento de baja energía y muy apto para las dietas de control de peso.
  • Pelea contra el envejecimiento: Es una potente fuente de vitaminas A y C, poderosos antioxidantes que nos ayudan a mantener una piel sana y a luchar contra los radicales libres dañinos. Los radicales libres son responsables de causar el envejecimiento de la piel, provocando la aparición de manchas y arrugas.
  • Es bueno para el corazón: Su contenido de potasio disminuye los efectos nocivos de la sal en su cuerpo.  Como el calabacín también tiene altos niveles de vitamina C antioxidante, coopera para que el revestimiento de los glóbulos funcionen mejor, reduciendo la presión arterial y protegiendo contra las arterias obstruidas.
  • Mejora la apariencia de la piel: Gracias a su alto contenido de agua,  puede ser un buen aliado para hidratar la piel. Este proceso ayudará a erradicar las toxinas de la piel, la principal causa del acné. Además, sus vitaminas  sirven como antioxidantes que luchan contra muchos problemas de la piel relacionados con el envejecimiento y el manganeso también ayuda en la formación de colágeno, la proteína que sostiene la piel.