La acelerada vida moderna, el estrés diario y la rutina avasalladora, muchas veces nos hacen andar de mal humor e irritables. Eso nos impide disfrutar de las cosas tan simples y buenas para nuestra salud como lo es reír.

Cuando reímos desencadenamos una serie de procesos dentro de nuestro organismo que nos proporcionan una serie de beneficios para nuestro cuerpo, espíritu y mente.

Beneficios de reír

  • Cuando ríes liberas endorfinas llamadas “hormonas de la felicidad”, las que son responsables de ayudar a disminuir los niveles de estrés, angustia y dolor. Esto la convierte en un analgésico natural para tu cuerpo.
  • Como al reír lo haces con todo tu cuerpo, se contraen los músculos del rostro y del abdomen, sin darte cuenta estarás ejercitándote y además se estimula la actividad de los pulmones y el corazón.
  • Al reír liberas emociones que muchas veces tenemos reprimidas, es por eso que en la actualidad existen varias terapias en torno a la risa y con muy buenos resultados.
  • Ser una persona risueña te hace más atractivo y amigable, ya que tendrás mejor llegada con las personas ¡y reír es una conducta contagiosa!
  • Fortalece tu sistema inmunológico gracias a que incrementa los niveles de inmunoglobulina A.

Reír en números

  • Cuando te ríes ejercitas alrededor de 400 músculos en total.
  • Un bebé sonríe cerca de 300 veces al día, versus los adultos que solo sonríen 15 veces al día.
  • Si en estado normal tu corazón bombea 70 mililitros de sangre, al reír eso aumenta entre 140 y 210 mililitros por minuto.
  • Reír solo 20 segundos equivale a 3 minutos de ejercicio constante en el gimnasio.
  • Tus pulmones pasan a movilizar 12 litros de aire, en vez de solo 6 como lo hace habitualmente.
  • ¡Rodéate de gente! Al estar con otras personas tienes 30 posibilidades más de reír.