Durante el embarazo se requieren de ciertos nutrientes para un sano desarrollo tanto del bebe como de la madre. Es importante consumir suficiente de cada uno, y darles especial atención a algunos de ellos, ya que es probable que estén presentes en pocas cantidades en la dieta de una mujer embarazada.

El embarazo corresponde a un drástico cambio para la mujer, tanto interior como externo en su apariencia física. Los 9 meses de gestación son una montaña rusa de emociones, molestias y procesos. Las primeras náuseas, la retención de líquidos y la hinchazón, estrías y manchas que pueden generar estos cambios, acaban por influir en el estado ánimo y las hormonas se revolucionan hasta el momento del parto. A menudo escuchas o leer que  “somos lo que comemos”, en esta fase es bueno conocer qué comer para paliar las sensaciones más incómodas del embarazo, sumar nutrientes al bebe en gestación para que nazca sano, e intentar disfrutar de las cosas buenas que sí aportan este proceso.

En ese sentido, es importante mantener tu salud a raya, si se quiere formar un bebé saludable y fuerte, pero a veces el embarazo podría debilitar el organismo. Para ello la ingesta de vitaminas y otros nutrientes como el Omega-3 está más que recomendada, y de ella dependerá tener una buena salud interior y exterior. Cuidarte por dentro en este proceso sin duda de reflejará por fuera, así que toma nota y conoce en esta nota cuáles son los mejores complementos alimentarios que puedes incluir en tu dieta.

  • Vitamina B9: Se conoce también como ácido fólico . Es esencial para el buen sistema nervioso del embrión. Ayuda a regenerar las células de la piel. Puede consumirse por medio de la suplementación o  aumentar la dosis de hojas verdes como la espinaca, los puerros, etc.

    Hierro: Al quedar embarazada tus reservas de hierro se pueden agotar por la necesidad de oxígeno que experimentas y la fatiga y la fragilidad puede jugar una mala pasada. Tomar hierro te fortalecerá y además hará que tu piel y pelo recuperen el brillo habitual. De forma natural puedes encontrarlo en alimentos como lentejas, garbanzos, carnes y pescados, recuerda moderar la ingesta de estos últimos y más si son crudos.

  • Yodo: Influye sobre el desarrollo cerebral del embrión y también sobre las hormonas tiroideas de la madre embarazada. Para evitar perder o aumentar de peso de manera alarmante, e incluso la excesiva pérdida de cabello o sequedad cutánea, un buen nivel de yodo es muy importante. Come mariscos y toma productos lácteos, siempre cocinados.
  • Calcio: Actúa sobre la formación ósea del embrión y en general mejoran su salud. Consumirlo también te puede prevenir de arrugas o líneas de expresión que aparecen durante el embarazo. Puedes encontrar esta vitaminas en frutos secos.
  • Vitamina D: Aliada perfecta para conseguir que el calcio se absorba de forma efectiva en el cuerpo. Tomar sol 15 minutos al día es un acto tan saludable como placentero, y hacerlo te puede aportar muchos beneficios. Los pescados grasos (consumidos con moderación) pueden ser una buena fuente de vitamina D necesaria durante el embarazo.
  • Omega-3: Es un ácido graso esencial compuesto por ácido eicosapentanoico o EPA y docosahexanoico o DHA . La importancia del DHA durante el embarazo reside en forma una parte importante del tejido cerebral del feto. El DHA durante el embarazo, atraviesa la barrera placentaria para llegar al feto y además atraviesa también la barrera hematoencefálica del feto, para depositarse entre otros en el tejido cerebral y ocular. Para garantizar los niveles de EPA y DHA requeridos, puedes recurrir a un buen suplemento Omega 3 para complementar tu dieta, siempre con la supervisión y recomendación de tu médico.

A la hora de elegir un suplemento Omega 3 de fuente marina, que te garantice los niveles de EPA y                 DHA,  debes tener presente:

  1. Que sea de alta pureza: destilado y refinado molecularmente para obtener un aceite libre de mercurio y metales pesados. Si no tiene certificado de pureza, lo recomendable es no consumirlo
  2. Concentración de los ácidos esenciales EPA y DHA, que son los ácidos con beneficio para tu salud y la de tu bebe.   Un Omega 3 con bajos niveles de concentración, tiene mínima efectividad.
  3. Finalmente es central que el producto tenga certificación IFOS 5 estrellas, una certificación independiente que acredita la calidad del suplemento en cuanto a pureza, concentración y elaboración.