El té verde es una infusión que aporta numerosos beneficios para el organismo, y es que las propiedades que contiene esta planta están comprobadas científicamente, por lo que muchas personas incluyen esta infusión en su toma diaria de manera indispensable. Acá te contamos cómo puede ayudarte a luchar contra el envejecimiento prematuro.

El té verde es originario de una planta del sur de China denominada ‘árbol perennifolio’, y entre sus componentes activos principales se encuentran: aminoácidos, fibras, pectinas, minerales, cafeína y flavonoides. Gracias a la cafeína,  tomar té verde puede ser un buen sustituto del café ya que resulta más saludable y tiene muchas propiedades positivas para la salud.

Beneficios:

Función estimulante: Gracias a la propiedad estimulante del té, te ayudará a que te encuentres mejor y de mejor ánimo. No obstante, no conviene que abuses de su consumo, ya que podía irritarte un poco el aparato digestivo.

Función astringente: El té, en dosis bajas, tiene un efecto beneficioso para el estómago, pues si tiendes a padecer de problemas intestinales, con la ayuda del té, podrás frenarlos siempre que no lo tomes en exceso.

Función adelgazante: Las catequinas, principal componente antioxidante del té, tienen un efecto termógeno, es decir, aumenta la temperatura corporal. Por tanto, dichas catequinas aumentan el gasto energético y la quema de grasas en el organismo.

Función antioxidante: Se trata de una de las propiedades más valoradas e importante que tiene el té verde. Y es que su componente aminoácido como la cafeína, pero sobre todo las catequinas, son potentes antioxidantes lo convierten en una auténtica medicina que puede ayudar a inhibir algunas patologías.