Tanto el rostro como las manos, son zonas del cuerpo altamente expuestas al frío en invierno, y no siempre están protegidas. Si a esto le sumas que no las cuidas tanto como en verano, todo se complica y esa falta de atención solo es dejarle la puerta abierta al envejecimiento prematuro.

Los cambios bruscos de temperatura, sumado al viento y la contaminación, son factores que agreden día a día tu piel en invierno. Todos ellos hacen que se irrite, se ponga roja, se agriete y reseque o pierda elasticidad. Esto se debe a que las bajas temperaturas provocan que la capa más superficial de la piel pierda agua, en otras palabras, se deshidrata.

Santiago se caracteriza por ser seco, lo que ayuda a que la piel se resquebraje y la piel se vea más pálida y opaca. Esto afecta más a quienes tienen piel más sensible. Para evitar que tu piel sufra con el frío, acá te dejamos 7 simples consejos para que la cuides.

  1. Usa crema hidratante que contenga Vitamina A: El uso de cremas es una obligación todo el año, tanto en la cara como en las manos.
  2. Usa humectante en los labios: El frío al afectar sobre el rostro, influye en la salud de tus labios, una de sus zonas más delicadas. El uso de humectante ayudará a que no se resequen.
  3. Aplica protector solar: Aunque sea invierno y el sol no salga, igual está ahí. Usar crema con filtro FPS 30 o más es una regla todo el año.
  4. Hidratación: Tomar agua es tan importante en verano como en invierno. Beber suficiente líquido o consumir alimentos con altos niveles de agua, ayudará a mantener tu piel hidratada desde la alimentación.
  5. Evitar las duchas calientes: En invierno es difícil, pero intenta usar agua tibia a fría, el agua muy caliente solo resecará más tu piel.
  6. No al exceso de calefacción: Lo ideal es que la temperatura de la calefacción no supere los 20º, eso protegerá tu piel de los cambios extremos de temperatura.
  7. Ojo con el viento: Sumado al frío, el viento helado es uno de los principales enemigos de tu piel. Para días uy ventosos no olvides salir con cara y manos cubiertas con guantes y bufanda.