¿QUÉ ES EL DHA?

Sus beneficios en distintas etapas de la vida

Sin duda has escuchado mucho hablar del aceite Omega 3, de sus beneficios, de ácidos grasos claves EPA y DHA, pero te has preguntado, ¿Qué son estos ácidos grasos y cuáles son sus beneficios?.

Así como el calcio es clave para mantener nuestros huesos fuertes, el cerebro necesita DHA para un desarrollo óptimo.

Los ácidos grasos  Omega 3 son un conjunto de grasas poliinsaturadas con variados efectos sobre nuestra salud y funciones del cuerpo. Al ser un aceite esencial, quiere decir que nuestro cuerpo no la produce y, por ende, debe ser consumida por medio de alimentos, suplementos o ambas vías.

El DHA tiene importantes beneficios sobre el sistema nervioso y la salud cerebral. Esto ya que cuando el cerebro va madurando, se forman las sinapsis o conexiones entre las neuronas para que éstas se comuniquen de forma eficaz, favoreciendo  el buen funcionamiento neuronal,  responsable de la función cognitiva que incluye memoria, lenguaje, atención-concentración, orientación.

El consumo de DHA es extremadamente importante durante el embarazo y lactancia tanto para la madre como para el bebé.  Los bebés en desarrollo deben obtener este nutriente vital a través de la placenta durante el embarazo y de la leche materna después de nacidos.

El cerebro humano depende del DHA para el adecuado crecimiento y desarrollo y continúa acumulándolo hasta los 18 años de edad, por eso resulta relevante el consumo de Omega 3 en la niñez y adolescencia.

Ya en la etapa adulta, el DHA permite un buen desarrollo cognitivo, responsable del procesamiento mental que incluye la memoria funcional, la comprensión y producción del lenguaje, cálculo, razonamiento, solución de problemas y toma de decisiones.

A medida que envejecemos, nuestros cerebros necesitan nutrirse de DHA para que se desempeñen de la mima forma que lo hicieron cuando se es más joven.

Nutrir tu cerebro de DHA es central en las distintas etapas de la vida.

Al elegir un suplemento de Omega 3 debes considerar estos 4 puntos:

– Elegir los que entreguen información sobre su concentración de EPA y DHA, y no uno que solo haga referencia a la cantidad total de ácidos grasos omega 3.

– Si tu objetivo es la administración de suplementos pensando en el cerebro, se debe buscar el suplemento con la mayor cantidad de DHA.

– Utilizar suplementos de empresas que garanticen una alta pureza de sus comprimidos, es decir, destilado y refinado molecularmente para obtener un aceite libre de mercurio y metales pesados. Si no tiene certificado de pureza, lo recomendable es no consumirlo.

-Para acreditar la seguridad, pureza, concentración de un suplemento Omega 3, se debe elegir  siempre aquellos que cuentan con certificación IFOS (International Fish Oil Standards).