El desayuno es el momento del día más amado o más odiado por algunos. Sea como sea, no hay duda de que es la comida más importante y esencial del día si quieres mantener un buen nivel de energía ¿Sabes cómo armar un real desayuno de campeones?

Los nutricionistas coinciden en que el desayuno es  clave para tener el nivel de concentración y energía necesaria para todo lo que necesitemos hacer en el día. Esto porque controla y regula el  los niveles de insulina y glucosa en sangre, y nos ayuda a evitar picotear entre horas o llegar con demasiada hambre a la hora de almuerzo. Eso sí, debe ser un desayuno bien hecho. Toma nota si es que quieres aprender a hacerte un desayuno 10.

Comienza el día tomando carbohidratos, proteínas, grasas saludables y lácteos:

Si quieres empezar el día con energía los carbohidratos integrales o de asimilación lenta están permitidos, como los cereales. Las grasas saludables, como el Omega-3 son otro indispensable y las encuentras en el aceite de oliva o los productos como la palta. Y finalmente las proteínas como las carnes o embutidos como el atún, jamón de pavo y huevos. Si a demás quieres tomar lácteos como el queso o la leche, mejor todavía.

La fruta en el desayuno:

Otra de las recomendaciones es integrar la fruta en el desayuno. Ya sea a través de jugos naturales o en piezas enteras, que te saciarán muchísimo más.

Gana en energía por más tiempo:

Es clave que el nivel de energía que ingiramos a través de los carbohidratos sea a través de cereales y muesli idealmente, por su calidad en asimilación lenta y la capacidad que esto tiene de saciarnos durante más rato a lo largo de la mañana. Los frutos secos son una buena alternativa –muy ricos en grasas saludables Omega 3- y si no tienes tiempo de desayunar, puedes  llevarlos en bolsitas herméticas un puñado de almendras, nueces, etc, y combinarlo con fruta y lácteo en la oficina.