Pronto comenzarán a subir las temperaturas y la piel ese pondrá más sensible a los efectos del sol.  Y como prevenir es mejor que curar, acá te traemos solución para cuidarla: protege la piel gracias a la dieta. Hay una gran cantidad de alimentos ricos en antioxidantes que ayudan a combatir el daño celular que se traduce en arrugas y líneas de expresión. 

En primer lugar, las verduras de hoja verde son una fuente antioxidante increíble. El brócoli o las espinacas son un ejemplo que ayudan a estimular la hidratación y la elasticidad de la piel, además de ayudar a el antienvejecimiento de la misma. Por otro lado, si te gustan los frutos secos te pondrá feliz enterarte que las nueces y semillas varias son ricas en vitamina A y E, que ayudan a disminuir el proceso de envejecimiento y a mantener una piel hidratada.

Los beneficios del yogurt sobre la piel son muy conocidos. Por una parte, ayuda a combatir su envejecimiento prematuro y el acné y ,por otra parte, es perfecto para prevenir problemas intestinales. Los huevos también son un alimento importantísimo. Son ricos en vitamina B y E, ayudan a desacelerar el proceso de envejecimiento del cuerpo.

¿Y los tomates? ¡Ayudan y mucho! Actúan como bloqueadores solares naturales y ayudan a lucir una piel más joven, además que ayudan a mejorar la salud cardiovascular. Otro buen alimento que incluir en la dieta es el aceite de oliva. Éste contiene polifenoles, un antioxidante que ayuda a reducir las enfermedades del corazón. También es fuente de vitamina A y E, que ayudan a mantener una piel saludable.

Finalmente, te traemos el alimento estrella: el chocolate negro. Aunque no lo creas, se trata de un gran alimento antioxidante. Ayuda a humectar la piel, a reducir en enrojecimiento y la aspereza. Además, combate la falta de sueño, la fatiga y los efectos del envejecimiento.