Sin duda se trata de la fruta veraniega por excelencia, y como el verano se acerca quisimos hablar de ella. La sandía no solo es deliciosa sino que además resulta muy beneficiosa para nuestra salud. 

La sandía es una de las frutas que más abunda durante los días de calor y la razón es obvia: resulta muy refrescante, es altamente hidratante y además es una alternativa ligera y saludable cuando deseamos disfrutar de algo dulce y capear las altas temperaturas.

Pero además  de todo eso, la sandía cuenta con otras propiedades que favorecen nuestra salud.

  • Como ya mencionamos, esta fruta es perfecta para hidratarnos, algo importante durante los días de calor y sudoración excesiva, siendo una gran aliada cuando deseamos tomar algo delicioso pero bajo en calorías.
  • Debido a su contenido de citrulina, un aminoácido que favorece el correcto funcionamiento del corazón, esta fruta es buena para la salud cardiovascular, manteniendo las arterias y vasos sanguíneos en buen estado.
  • Es una fuente de nutrientes importantes como la vitamina A, B, C y antioxidantes, que ayudan a mantener nuestro sistema inmunológico fuerte y nuestro cuerpo en buen estado.
  • Gracias a sus antioxidantes es además una fruta recomendada para combatir el envejecimiento de las células.
  • Combate la fatiga muscular ya que es rica en L-citrulina, que hace que los músculos se relajen y obtengan energía de nuevo. Es ideal tomarla después de hacer un esfuerzo físico o entrenar. Además de eso, su contenido en potasio refuerza el sistema muscular y nervioso.
  • Es depurativa y su alto contenido en fibra es ideal para eliminar elementos tóxicos de nuestro organismo y para limpiar nuestros intestinos.