Para mejorar tu memoria de forma fácil puedes practicar diversos ejercicios como aprender datos como números de teléfono o, simplemente, intentar recordar fechas de cumpleaños o acontecimientos del pasado ¿Quieres conocer más tips? Sigue leyendo.

La memoria es una de las habilidades mentales que permiten aprender, recordar, relacionarnos y llevar a cabo un montón de actividades en nuestro día a día.  En ese sentido, todo el sistema cognitivo que logra el funcionamiento de nuestra memoria es un complejo fenómeno cerebral que permite almacenar y recordar información, a corto, mediano y largo plazo, facilitando de esta manera la realización de cientos de quehaceres y tareas.

Pese a su importancia, con el paso de los años se reduce su capacidad y producto de diversas causas, la memoria y el cerebro comienzan a ver afectado su funcionamiento. Es por eso que es clave no pasar por alto su cuidado, salud y realizar estos tips para mantenerla activa y saludable.

Aprende algo nuevo: El solo hecho de aprender algo distinto, es para tu cerebro un proceso que lo obliga a salir de su zona de confort y, a su vez, lo hace activar funciones de la mente que suelen “apagarse” cuando no hay desafíos para superar. Por lo tanto, para prevenir el deterioro de esta habilidad, intenta ponerte desafíos como un nuevo idioma, una carrera o especialización, un instrumento o leer y aprender sobre cultura, historia, etc.

Memoriza datos simples: ¿Te has dado cuenta que gracias a la tecnología cada vez manejamos menos información por nosotros mismos? Ya no nos sabemos números de teléfono porque quedan almacenados en el celular, o lo mismo ocurre con los cumpleaños, ya que diversas aplicaciones y redes sociales nos recuerdan esas fechas. Y así.  El problema es que el ejercicio de memorizar cosas sencillas como números o fechas es suficiente para que el cerebro fortalezca su habilidad de asimilar y almacenar información. Para poner esto en práctica basta con que todos los días memorices una dirección distinta, un teléfono nuevo o una fecha de cumpleaños.

Crea mapas mentales:  Es simple, cuando visites un lugar, intenta recorrerlo nuevamente de forma mental otros días, y agrega todos los detalles que recuerdes: colores, texturas, decoración, etc. De esta forma desarrollarás tu inteligencia espacial.

Trabaja con tu mano no dominante: ¿Has intentado lavarte los dientes con la mano contraria a la que usas? Este ejercicio –que resulta muy incómodo– es muy beneficioso para tu cerebro.  Ayuda a mantener la memoria fuerte y activa y la pones en acción. Al usar el lado opuesto del cerebro, como se hace con esta actividad, ayudas a expandir partes de la corteza cerebral que se encargan de procesar información del tacto de la mano. Intenta escribir, usar la cuchara o el celular con la mano opuesta.

Escucha música: Esta actividad quizás es la que más haces.  Algo tan sencillo y placentero como escuchar música puede servir para ejercitar la memoria y mantener una buena salud mental. Está comprobado que sobre todo con melodías clásicas, mejora las habilidades cerebrales en cualquier etapa de la vida.  Esto porque la música estimula células del cerebro que permiten mantener una óptima concentración mental, memoria y desarrollo auditivo.