La coliflor cumple todos los requisitos nutricionales esenciales para nuestro cuerpo. Es cierto que a  esta verdura se la conoce más por olor que por su aporte nutricional. Sin embargo, es momento de rendirle homenaje y comenzar a mirarla con otros ojos. 

Una de las cosas positivas que ha traído consigo la tendencia foodie y gastro, es que nos ayuda a incorporar ciertos productos a nuestras comidas que teníamos rezagados, como es el caso de la coliflor. Cuando se  sirve de forma atractiva, la coliflor puede ser un plato tanto apetecible como saludable. Es un superalimento bajo en calorías, sin gluten, con un alto contenido en fibra y vitamina D y que a demás no necesita ser cocinado siempre, se puede comer cruda perfectamente.

Beneficios

  • Promueve la salud del corazón: Contiene una sustancia llamada sulforafano, que es un compuesto de azufre que ayuda a mejorar los problemas de la presión arterial y la función renal.
  • Promueve la salud cerebral: Otro de los compuestos beneficiosos de la coliflor es la colina, una vitamina del grupo B que juega un papel muy importante en la salud y desarrollo del cerebro.
  • Es antiinflamatoria: Tiene una cantidad de nutrientes antiinflamatorios, entre los que se incluye indol-3-carbinol o I3C, que es un compuesto antiinflamatorio que actúa ayudando a prevenir las reacciones inflamatorias en un alto nivel.
  • Es rica en antioxidantes y fitonutrientes:  Estos antioxidantes ayudan al organismo a protegerse de los daños de los radicales libres. Gracias a esto también ayuda a retardar el envejecimiento y previene el daño en diversos tejidos y órganos.
  • Mejora el aparato digestivo: Al tener una fuente importante de fibra, la coliflor es una buena aliada de la salud digestiva.